El renacer del reino del cóndor en el Cañón del Colca

Cuenta una de las muchas leyendas incas que el cóndor era un animal inmortal. El mito de su renacer narra como el conocido como Rey de los Andes, al verse envejecer, pliega sus alas y se tira en majestuosa caída desde los riscos para morir en un acto que simboliza el propio ciclo de la vida.

Este mito suicida sobre esta ave sagrada de los Andes tiene su parte de realidad y de explicación en que se trata de un ave monógama y solitaria que desde el origen de los tiempos ha sido cazada indiscriminadamente por sus místicos poderes terapéuticos y por el valor alimenticio de su carne.

Argumentos que explican a la postre que se trate de un ave en peligro de extinción y capaz de acabar con su vida hasta el punto de haberse convertido en un animal mitológico para civilizaciones como los incas, los collaguas y los cabanas.

El cóndor andino, monógamo y acosado por la caza furtiva, es un ave que puede llegar a convertirse en suicida

Ceremonia desde el mirador Cruz del Cóndor

Vista panorámica del Cañón del Colca desde el mirador Cruz del Cóndor.

El cóndor andino adquiere su estatus de Rey de los Andes y emperador de los cielos en el Cañón del Colca, también conocido como Valle del Colca. Esta enorme brecha situada al noroeste de la ciudad peruana de Arequipa (lugar de nacimiento del Nobel Mario Vargas Llosa) llega en algunos puntos a los 4.160 metros de profundidad, lo que convierte este cañón en el segundo más profundo del mundo, justo por detrás de Cañón de Kali Gandaki en Nepal y muy por delante de los 2.100 metros del Gran Cañón del Colorado.

Es en las oquedades de sus paredes donde habita sus nidos la colonia de cerca de un centenar de cóndores que casi puntualmente desde las 8 de la mañana comienzan a sobrevolar el cañón en busca de carroña. Una ceremonia que congrega diariamente a multitud de curiosos que disfrutan del espectáculo desde el mirador Cruz del Cóndor.

Contemplar el elegante vuelo de los cóndores es, precisamente, uno de los principales atractivos del Valle del Colca. Un rito que tiene como principal aliciente la imponente proximidad de los cóndores. Con esta cercanía llegan a desafiar las miradas de los más curiosos y consiguen dejar claro que nos encontramos en su reino, el reino del cóndor.

Hasta varios centenares de curiosos llegan a concentrarse en el mirador Cruz del Cóndor para contemplar el espectacular vuelo del cóndor en el segundo cañón más profundo del mundo

El cazador de corrientes del cañón

Los cóndores aprovechan la presencia de las corrientes de aire caliente que emanan del cañón para salir de sus nidos y con ello alzarse en perfecto planeo por encima de sus paredes rojizas. Es entonces cuando comienzan a otear el paisaje en busca de objetivos en forma de carroña con los que alimentarse. Sus hasta tres metros de envergadura y 12 kilos de peso convierten a esta ave carroñera en una impresionante amenaza.

A ello se suma una técnica única de usar las corrientes de aire del valle a su favor planeando desde muy arriba. Esto les permite exprimir su extraordinaria visión, que utilizan para fijar su objetivo y dejarse caer alcanzando velocidades de vértigo. Algo a lo que hay que sumar dos armas únicas: su pico afilado y blindado, capaz de romper los huesos y tejidos más duros del reino animal, y unas garras que, aunque por su escaso desarrollo no les permiten tomar su presa con ellas, sí le ayudan a descuartizar la carroña.

El pico afilado y blindado del cóndor de los Andes es capaz de romper los huesos y tejidos más duros del reino animal

Descubriendo Arequipa

La ciudad de Arequipa se encuentra al sur de Perú y es capital de su departamento homónimo. Más allá del majestuoso Cañón del Colca el viajero podrá disfrutar de una ciudad llena de contrastes que le llevarán desde las zonas de sierra hasta la playa, pasando por zonas nevadas, de volcanes, caletas y playas.

El casco histórico de la ciudad es un referente en Latinoamérica hasta el punto de que la Unesco lo declaró como ‘Patrimonio Cultural de la Humanidad’. En este espacio destacan monumentos de corte religioso como la Catedral de la Ciudad de Arequipa y su museo o el Monasterio de Santa Catalina.  A esto se suma la visita a numerosos pueblos con encanto, volcanes y alpacas (animal familia de la famosa Llama andina).

Como curiosidad de la ciudad cabe destacar que se trata de la única ciudad de todo Perú en la que sus habitantes hacen uso del voseo en su día a día.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.