Machu Picchu y Valle Sagrado: Guía y consejos

This post is also available in: English

En este nuevo post nuestro compañero Javier nos va a contar su experiencia en el Tour Valle Sagrado y Machu Picchu junto a sus dos amigos Daniel y Paco. Si quieres conocer los mejores consejos para visitar el Machu Picchu presta atención a las recomendaciones de Javier: 

Daniel y yo llegamos a Cuzco un día antes que Paco, en su primera tarde en la ciudad tanto Daniel como Paco pasaron una mal rato, no llegaron a tener mal de altura (o soroche, como lo denominan en Perú), pero si los primeros síntomas. Por suerte no se complicó la situación, aunque fue un buen aviso sobre la importancia de llegar a Cuzco un día o dos antes de empezar cualquier tour. De hecho algunos viajeros van directos a Ollantaytambo al llegar a Cuzco, ya que está a menor altura, casi 1.000 metros menos de altitud que Cuzco, ubicado a 3400 metros de altura.

Antes de viajar habíamos revisado bien la zona y vimos que lo más conveniente es aprovechar la distancia que separa Cuzco de Machu Picchu para recorrer el Valle Sagrado de los Incas, así que nos decidimos a reservar el tour Valle Sagrado y Machu Picchu. Tal y como se indicaba en la confirmación de la reserva, escribimos un mensaje de WhatsApp al teléfono que nos habían indicado y en media hora un chico muy atento se acercó al lugar donde estábamos. Nos entregó un sobre con la entrada a Machu Picchu, los billetes de la ruta de tren que une Ollantaytambo, uno de los últimos pueblos del Valle Sagrado, con Machu Picchu. Además durante unos 20 minutos nos explicó perfectamente todo el tour y acordamos que nos recogerían al día siguiente a las 7:30 de la mañana.

Al día siguiente, llamaba a la puerta sorprendentemente puntual, tan solo llevábamos una mochila con lo necesario para pasar dos días y dejamos la maleta grande en el hotel. Como nos habían indicado era importante llevar crema de sol, un poncho y varias prendas de abrigo, ya que el clima es muy cambiante. 

Llegamos al minibus, a diferencia de los que veíamos normalmente, este era un minibús Mercedes nuevo y muy cómodo. Un guía de unos 45 años nos dio la bienvenida y durante los siguientes 10 minutos hicimos varias paradas hasta que se llenó el vehículo. En ese momento el guía tomó un micro y nos habló por los altavoces para darnos la bienvenida. Éramos 16 personas, diría que el más joven tenía 23 y el más mayor era un matrimonio de unos 55 años, recuerdo que había colombianos, un australiano, españoles… una buena mezcla.

valle sagrado peru howlanders

Durante la ruta el guía empezó explicando que es el Valle Sagrado de los Incas, compuesto por varios pueblos, de los cuales visitaríamos Pisac, Urubamba y Ollantaytambo. Nos hablaba de la vida en Cuzco y contaba toda clase de anécdotas, hablaba español muy despacio, creo que lo hacía para que los brasileños también pudieran entenderle, y posteriormente aceleraba el ritmo cuando hablaba en inglés. Tras casi una hora de viaje llegamos a la primera parada, la zona arqueológica de Pisac. Antes de acceder el guía nos compró el boleto turístico de Cusco, en nuestro caso decidimos comprar el parcial, que da acceso a las zonas arqueológicas del Valle Sagrado, otros viajeros compraron el integral, que agrupa la mayoría de zonas turísticas de Cuzco y alrededores. Nos hizo una explicación sobre el lugar, las cuevas excavadas en la montaña que lo rodeo utilizadas a modo de nicho, la explicación de su construcción, su uso…pero no seré yo quien os haga el spoiler, tendréis que vivirlo para conocer a fondo la cultura inca.

Tras un rato libre nos reunimos de nuevo en el punto de encuentro para volvernos a montar en el minibús que nos llevó a Pisac pueblo. Paramos en una calle llena de tiendas de artesanía, preguntamos al guía y nos indicó que a solo 100 metros estaba la plaza central del pueblo, donde podíamos encontrar un mercado, así que tras unos minutos visitando tiendas nos dirigimos a la plaza, con su colorido mercado. Compramos unas granadillas, una de mis frutas favoritas, nos paseamos, vimos varias tiendas, compramos dos cositas y regresamos al minibus.

 

La próxima parada era un restaurante en Urubamba y tenía ganas de llegar, la verdad es que tenía hambre y pude comer todo lo que quise, es un buffet de comida peruana que me gustó bastante. Ahora sí, con las fuerzas recuperadas, pusimos rumbo a Ollantaytambo, yo ya lo conocía pero sabía que a todo el grupo le impactaría las vistas de la impresionante fortaleza. El guía, al igual que en Pisac, nos hizo una ruta guiada y posteriormente nos dejó tiempo libre hasta las 3:30 p.m. para poderlo conocer por nuestra cuenta y hacernos fotos. 

Llegado el momento nos reunimos todo el grupo, una parte del grupo continuaba la ruta hasta Chinchero y los que visitamos Machu Picchu simplemente nos quedamos en el pueblo de Ollantaytambo. El guía nos explicó que teníamos que caminar 5 minutos solos hasta la estación de tren y la verdad es que es muy fácil, simplemente hay que caminar dos calles, al llegar a la estación de tren de Ollantaytambo esperamos unos minutos y nos montamos. La verdad es que el tren es muy elegante, ventanas grandes, asientos cómodos, aire acondicionado… Además nos sirvieron una bebida y un snack, pero sin duda lo mejor de todo son las vistas, como las vías discurren por un pequeño valle, sin prisa, con la calma que inspira un viaje en un tren tan emblemático, realmente la distancia en tren recorrida entre el Valle Sagrado y Machu Picchu es de 34 kilómetros y tarda una hora y media en recorrerla.

 tren Machu picchu howlanders

Llegamos a Machu Picchu pueblo, también conocido como Aguas Calientes, y la señora Rosa nos estaba esperando con un cartel con nuestro nombre. Nos acompañó a nuestro alojamiento, Hotel Rio Dorado, ya que Eco Machu Picchu Hostel estaba lleno cuando realizamos la reserva. Rosa nos explicó que Jaqueline nos recogería al día siguiente y sería nuestra guía en Machu Picchu. Como nuestro horario de entrada a Machu Picchu era las 7 de la mañana nos recogería a las 6 en punto, esperaríamos un rato al bus entre Aguas Calientes y Machu Picchu y a las 7 estaríamos entrando a la ciudadela inca.

Tras 20 minutos en bus llegamos a Machu Picchu, había bastante gente en la entrada, pero en solo 15 minutos ya estábamos dentro y las vistas realmente sorprenden. Las nubes se estaban despejando y el cielo pasaba de gris a azul en unos pocos minutos. La guía nos indicó que aprovechásemos los primeros miradores para hacer fotos, y después ya haríamos toda la explicación. No lo entendía muy bien, le pregunté y me indicó que a la parte alta de Machu Picchu, que es donde empieza el tour, tan solo se puede recorrer durante la visita guiada y no se puede regresar atrás, por lo que al finalizar no tendríamos posibilidad de volver a esa zona. Dicho y hecho, los 7 viajeros que hicimos la visita guiada sacamos nuestras cámaras, hicimos muchas fotos, es un paisaje increíble que deseábamos ver desde hace mucho tiempo y queríamos que quedase bien reflejado.

Machu Pichu howlanders

Técnicas de construcción, transporte, estilo de vida, su re-descubrimiento… La verdad es que todos coincidimos en que Jaqueline era una gran guía y tenía una explicación sólida para todo. Aún recuerdo la pregunta que le hizo un chico brasileño: ¿Qué significa Machu Picchu? La explicación, muy científica como siempre, es que simplemente significa Montaña vieja en quechua, pero no es el nombre original, ya que este se perdió cuando los incas abandonaron la ciudadela.

ciudad Machu picchu

Me sorprendió que, a diferencia de otras veces en las que había visitado Machu Picchu, en esta ocasión ciertas zonas eran solo de paso, como el “reloj de sol”, en el que no te puedes detener, sino que simplemente dispones de unos segundos para apreciarlo, sin duda cada vez la visita a Machu Picchu está más regulada para protegerlo y que perdure muchos años más. Terminamos nuestro tour en la parte baja de Machu Picchu y nos quedamos explorándola por nuestra cuenta durante media hora, hasta que empezó a llover y decidimos regresar a Aguas Calientes. Muchos viajeros hicieron lo mismo, así que nos tocó esperar media hora hasta tomar el bus que nos llevó de regreso a Aguas Calientes, donde comimos algo antes de tomar el tren a Ollantaytambo.

 

Al llegar a Ollantaytambo salimos de la estación y nos encontramos con David, el conductor que nos llevaría a nuestro alojamiento en Cuzco con su furgoneta de 9 plazas, perfecto para que estemos muy cómodos. También tenía su número de teléfono por si no lo encontraba, ya que en ocasiones hay mucha gente. 

Cuzco

En poco más de una hora ya estábamos en Cuzco, nos despedimos de David y terminamos uno de los tours más famosos y completos que se pueden realizar para visitar Machu Picchu y descubrir el Valle Sagrado. 

Si quieres vivir tu también la gran experiencia de visitar el Machu Picchu y el Valle Sagrado visita nuestra web y reserva el tour para tu próxima aventura a la increíble Ciudad Inca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.