El masato: la cerveza de yuca sagrada en la selva amazónica

This post is also available in: English

Un grupo de intrépidos turistas se adentra en el Amazonas peruano, en la selva de Iquitos, y descubre una comunidad indígena. El acto ceremonial de bienvenida no se hace esperar y una sonriente familia Asháninka les ofrece con insistencia una vasija de madera que contiene una bebida blanca de sabor a cerveza tostada y yogurt natural: el masato.

El masato o yuca hervida es fermentada con la ayuda de la saliva de las mujeres que mastican la masa de yuca sobrante de la ebullición, para acabarla escupiendo en el cántaro donde se encuentra el brebaje. Las enzimas de la saliva aceleran la fermentación de esta bebida, de alta concentración alcohólica. ¡Da la bienvenida a una de las tradiciones de Perú más longeva!

El consumo de masato elimina el hambre de forma instantánea y la euforia que provoca su ingesta permite trabajar con una incansable energía

mujer ashaninka sirviendo masato

Cerveza de yuca como bienvenida

Cualquiera podría pensar que el rito de acogida del poblado va unido a un interés por emborrachar a sus recién llegados. ¡Para nada! El masato lo ofrecen como símbolo de amistad y con el objetivo de complacer a sus huéspedes.

El lazo afectivo que lleva implícito el masato, unido a su sabor amargo, explica que el masato reciba también el apelativo de ‘cerveza de yuca’, ‘cerveza de la selva’ o ‘cerveza del amazonas’. Es sin duda un buen comienzo para tener una experiencia inolvidable en la selva peruana.

El sabor original del masato está a mitad camino entre una cerveza tostada y un yogurt natural

En la actualidad, su consumo en Latinoamérica se extiende más allá de las comunidades del Amazonas y con fines relacionados con la resistencia y el rendimiento. Al igual que sucede con el ‘acullico’ u hoja de coca mascada propia del mundo andino, el masato se utiliza  como fuente de energía, principalmente para las labores agrícolas.

Su consumo elimina el hambre de forma instantánea y la euforia que provoca su ingesta permite trabajar de forma constante y con una incansable energía. Ya no tienes excusa para recorrer Valle Sagrado y llegar a Machu Picchu.

Cartel masato colombiano Bogotá Food Industry

Masato ‘mainstream’ azucarado para el gran público

Alejada de su genuino sabor amargo amazónico, existe ya una versión mainstream edulcorada que permite mercantilizar el masato al gran público. Tiene como ingrediente estrella al azúcar, además de cambiar su producto base, la yuca, por arroz.

“Un colombiano recuerda sus ancestros, recupera sus costumbres y consume sus productos”. Este es el nostálgico eslogan con el que la empresa ‘Bogotá Food Industry’ comercializa la versión moderna de este caldo sagrado.

Otra de las variantes del masato se consume en Venezuela, donde el masato de arroz se sirve con especias y guarapo de piña fermentada. Se trata de un sabor mucho más tropical que se obtiene de la fermentación de arroz, clavos, cerveza, azúcar y geranio en una vasija de barro durante tres días.

Un multivitamínico con más de 4.000 años

Pero más allá de sus efectos estimulantes y su consideración sagrada, la cerveza de yuca aporta un alto valor nutritivo en quien la consume. La yuca es un tubérculo que abunda en la selva amazónica desde hace más de 4.000 años

Esta hortaliza destaca por su gran cantidad de hidratos de carbono en forma de almidón. Por lo tanto, no solo sacia el hambre sino que también ofrece mucha energía rápida, con pocas grasas y con gran cantidad de vitamina C y vitamina B6, ¡nada tiene que envidiar a la gastronomía de Perú!

No sabemos si te gustará el masato, si tendrás suficiente con mojarte los labios o si repetirás, lo que si que sabemos es que te han entrado ganas de probarlo y brindar por un aventura increíble. ¿Hemos acertado?

2 comentarios

  1. Avatar

    Mmmm cervezaaa!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.