Nuestro viaje a Machu Picchu y Valle Sagrado de los Incas: descubriendo Perú

This post is also available in: English Français

Después de hacer el viaje a Perú y visitar el Machu Picchu junto a mis amigos Daniel y Paco, decidí escribirlo como recuerdo, a modo de guía para un futuro (no muy lejano, seguro). Hoy vengo a compartirlo porque todo sabe mejor si se comparte, y si de paso puede servir de ayuda, ¡mejor que mejor! ¿Empezamos?

De Cuzco a Machu Picchu

En nuestra primera tarde en la ciudad de Cuzco, antes de empezar nuestro viaje a Machu Picchu y Valle Sagrado, tanto Daniel como Paco empezaron a sentir los primeros síntomas del mal de altura (también conocido como soroche en Perú). La cosa no fue a más, ¡y menos mal! Pero nos sirvió para convencernos de la importancia de llegar a la ciudad y aclimatarnos durante un día o dos antes de empezar cualquier tour al Machu Picchu. Algunos viajeros van directos a Ollantaytambo al llegar a Cuzco, ya que está a menor altura, casi 1.000 metros menos de altitud que Cuzco, ubicado a 3.400 metros de altura.

ciudad Cuzco peru

Antes de adentrarnos en el viaje a Machu Picchu habíamos estudiado la zona, la conocíamos a la perfección sin haber estado y vimos que era buena idea aprovechar la distancia que separa Cuzco de Machu Picchu para recorrer el Valle Sagrado de los Incas. Todo fue rodado, escribimos un mensaje de WhatsApp al teléfono indicado y en media hora un chico muy atento se acercó a donde estábamos. Nos entregó un sobre con la entrada a Machu Picchu y los billetes de tren desde Ollantaytambo a Machu Picchu, uno de los últimos pueblos del Valle Sagrado, a Machu Picchu.

Al día siguiente pasó a recogernos a las 07:30 de la mañana tal y como habíamos acordado la tarde anterior. Dejamos la maleta grande en el hotel y metimos lo imprescindible en una mochila: muchas ganas, crema de sol y prendas de abrigo que nos habían indicado en varias ocasiones. Ya sabíamos que el clima era cambiante, pero no tardamos en experimentarlo. ¡Siempre agradeceremos el consejo!

Valle Sagrado de los Incas

Llegamos al minibus, muy nuevo y cómodo, por cierto. El guía nos dio la bienvenida alegremente y durante los siguientes 10 minutos hicimos varias paradas hasta que se llenó el vehículo. No éramos demasiados, 16 personas en total y casi el mismo número de nacionalidades: colombianos, australianos, españoles, brasileños… ¡Un popurrí! El más joven tendría unos 23 años y el más mayor unos 55, independientemente de la edad todas las miradas tenían un brillo vivo y juvenil, ¡serían las ganas de empezar!

valle sagrado peru

Durante la ruta el guía empezó explicando qué es el Valle Sagrado de los Incas y que está compuesto por varios pueblos de los cuales visitaríamos Pisac, Urubamba y Ollantaytambo. Nos hablaba de la vida en Cuzco y contaba toda clase de anécdotas que te dejaban con ganas de más. Cuando hablaba español lo hacía muy despacio, yo creo que lo hacía para que los brasileños también pudieran entenderle. Cuando cambiaba al inglés subía el ritmo, ¡era curioso!

Pisac

Tras casi una hora de viaje llegamos a la primera parada, la zona arqueológica de Pisac. Antes de acceder el guía nos compró el boleto turístico de Cusco; en nuestro caso decidimos comprar el parcial, que nos dio acceso a las zonas arqueológicas del Valle Sagrado. Otros viajeros compraron el integral para visitar la mayoría de zonas turísticas de Cuzco y alrededores. Volviendo a Pisac, recibimos una lección maestra sobre sus cuevas excavadas en la montaña, el porqué de su construcción, su uso… pero no seré yo quien os haga el spoiler, tendréis que hacer el viaje a Machu Picchu para descubrir los encantos de la cultura inca.

vistas de Pisac pueblo Peru

Después de un rato libre nos reunimos de nuevo para desplazarnos hasta Pisac pueblo. Al llegar paramos en una calle llena de tiendas de artesanía, preguntamos al guía y nos indicó que a solo 100 metros estaba la plaza central del pueblo, donde podíamos encontrar un mercado. Tras unos minutos visitando tiendas nos dirigimos a la plaza y descubrimos su colorido mercado. Compramos unas granadillas, una de mis frutas favoritas, nos paseamos, vimos varias tiendas, compramos dos cositas y regresamos al minibus.

mercado Pisac Cuzco

Urubamba y Ollantaytambo

La próxima parada fue un restaurante en Urubamba. La verdad es que tenía hambre y comí todo lo que quise en el buffet de comida peruana, ¡la gastronomía de Perú es exquisita! Con las fuerzas recuperadas pusimos rumbo a Ollantaytambo y a su impresionante fortaleza. El guía, al igual que en Pisac, nos hizo una ruta guiada y luego nos dejó tiempo libre para poder explorar el territorio y hacernos fotos, claro.

Ollantaytambo pueblo peru

Llegado el momento nos reunimos todo el grupo para despedirnos, una parte del grupo continuaba la ruta hasta Chinchero y la otra, en la que estábamos nosotros, visitaría Machu Picchu desde Ollantaytambo. Tuvimos que caminar 5 minutos sin guía hasta la estación de tren, pero no hubo complicaciones, la verdad es que fue muy fácil: simplemente tuvimos que caminar dos calles. ¡El tren nos sorprendió! Era muy elegante, con ventanas grandes, asientos cómodos, aire acondicionado… ¡Todo un lujo!

Disfrutamos de una bebida y un snack, pero sin duda lo mejor de todo fueron las vistas. Ver cómo las vías discurren por un pequeño valle, sin prisa, con la calma que inspira un viaje en un tren tan emblemático, eso no lo supera ni el aire acondicionado ni un refresco frío. La distancia entre el Valle Sagrado y Machu Picchu fue de 34 kilómetros y una hora y media de tiempo.

tren macchu picchu peru

Machu Picchu

Llegamos a Machu Picchu pueblo, también conocido como Aguas Calientes, y la señora Rosa nos estaba esperando con un cartel con nuestro nombre. Nos acompañó a nuestro alojamiento, Hotel Rio Dorado y nos explicó que Jaqueline nos recogería al día siguiente y sería nuestra guía en Machu Picchu. Como nuestro horario de entrada a Machu Picchu era las 00:70 de la mañana nos recogió a las 06:00 en punto. Tras 20 minutos en bus llegamos a Machu Picchu. Había bastante gente en la entrada, pero en solo 15 minutos ya estábamos dentro. ¡Justo a tiempo!

Las nubes se estaban despejando y el cielo pasaba de gris a azul en unos pocos minutos. La guía nos recomendó que aprovechásemos los primeros miradores para hacer fotos porque más tarde no tendríamos oportunidad de retroceder. Dicho y hecho, los 7 viajeros que hicimos la visita guiada sacamos nuestras cámaras e hicimos muchas fotos a un paisaje increíble que deseábamos ver desde hacía mucho tiempo.

vistas Machu Picchu

Continuamos con la visita al Machu Picchu y descubrimos que Jaqueline era una gran guía. Técnicas de construcción, transporte, estilo de vida, su redescubrimiento… ¡Nos informó de todo! Y al rato llegó la gran pregunta: ¿Qué significa Machu Picchu? Jaqueline respondió, con una seguridad y profesionalidad increíble, que simplemente significa ‘montaña vieja’ en quechua. También nos aclaró que Machu Picchu no es el nombre original porque este se perdió cuando los incas abandonaron la ciudadela.

Me sorprendió que, a diferencia de otras veces en las que había visitado Machu Picchu, en esta ocasión ciertas zonas eran solo de paso, como el ‘reloj de sol’. No nos pudimos detener, simplemente tuvimos unos segundos para apreciarlo. No hay duda de que cada vez la visita a Machu Picchu está más regulada para protegerlo y que así perdure muchos años más.

Terminamos la visita en la parte baja de Machu Picchu y nos quedamos explorándola por nuestra cuenta durante media hora hasta que empezó a llover y decidimos regresar a Aguas Calientes. Muchos viajeros hicieron lo mismo, así que nos tocó esperar media hora hasta tomar el bus que nos llevó de regreso a Aguas Calientes, donde comimos algo antes de tomar el tren a Ollantaytambo.

ciudad Machu picchu

De vuelta a Cuzco

Al llegar a Ollantaytambo salimos de la estación y nos encontramos con David. Tenía su número de teléfono por si no lo encontraba, ya que en ocasiones hay mucha gente, pero no hizo falta. El conductor nos llevó a nuestro alojamiento en Cuzco con su furgoneta de 9 plazas, perfecta para que estuviésemos cómodos.

Tardamos poco más de una hora en llegar a Cuzco. Nos despedimos del conductor, David, y fue entonces que nos dimos cuenta de que había llegado el fin de nuestro viaje a Machu Picchu y Valle Sagrado, pero nos consolamos pensando que aún nos quedaban días para descubrir las tradiciones peruanas. ¡No os imagináis la cantidad de cosas que se pueden hacer en Perú!

Vista de la ciudad de Cuzco

Machu Picchu se siente, es un lugar mágico que te transporta a la época inca y que te hace vivirla y disfrutarla. Las palabras se quedan cortas para describir la majestuosidad del lugar, así que, lo único que puedo añadir es que te lances a la aventura, ¿para cuándo planificas tu viaje a Machu Picchu?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *