Conoce las Salineras de Maras, Moray y el mercado de Chinchero

This post is also available in: English

Estamos seguros de que si has llegado hasta este post, es porque estás planeando tu próxima visita a Perú. Si nos dejas aconsejarte, además de la parada obligatoria en el Machu Picchu te recomendamos que apuntes en tu lista la visita a las Salineras de Maras, Moray y Chinchero, muy cerca de la ciudad de Cusco.

Puede que te estés preguntando… ¿qué es esto de las Salineras de Maras, Moray y Chinchero? Para resolver esta duda, te invitamos a que sigas leyendo para descubrir qué nos ofrecen estos tres pueblos situados en la provincia de Urubamba, en la cordillera de los Andes peruanos.

¿Qué son las Salineras de Maras?

Este lugar, situado en el enclave del Valle Sagrado, y a tan sólo 10 kilómetros del pueblo de Maras, es conocido por tener más de 3.000 piscinas de sal. Esto es debido, a que desde hace cientos de años, los incas decidieron aprovechar la alta concentración salina que les ofrecía la montaña Qaqa Wiña, construyendo pequeñas piscinas a lo largo de la ladera.

Esto les permitía poder estancar el agua del manantial subterráneo hipersalino que atraviesa estas tierras, originado hace más de 110 millones de años, en el proceso de formación de lo que hoy conocemos como las Cordilleras de los Andes. Al conseguir que esta agua se evapore, el resultado es la famosa sal de maras.

A lo largo de la historia, la sal obtenida en el salar de Maras, se utilizaba para el tratamiento de alimentos y posteriormente, como producto comercial por sus propiedades cicatrizantes. Esta fue la principal razón por la que los españoles, allá por el siglo XV, decidieron fundar esta ciudad a escasos kilómetros de las piscinas.

piscinas de las salineras de maras

Actualmente, las salineras siguen trabajando a plena forma. En la visita a Maras, podemos comprar para recuerdo los típicos frascos con sal de las tiendas de los locales. Y teniendo en cuenta que es tan beneficiosa para la salud y es de ¡color rosa!, ¿quén no quiere llevarse un puñadito de sal de recuerdo?

Zona arqueológica de Moray

Otra joya que nos ofrece Perú, a tan sólo 5 kilómetros andando el pueblo de Maras y a 15 km de Ollantaytambo, son las ruinas arqueológicas de Moray. Este pueblo es conocido, por sus complejas construcciones agrícolas, en forma de terrazas una encima de otra de manera concéntrica, formando así una especie de anfiteatros agrarios.

ruinas arqueológicas de Moray

Estas edificaciones realizadas por los incas, deben su forma a que en su día fueron una especie de laboratorio agrícola. Cada uno de estos andenes tienen una altura aproximada de 1,8 metros con respecto a la terraza que tiene debajo. Esto permitía a los agricultores obtener microclimas específicos en cada andén, proporcionándoles así, unos productos diferentes según el nivel en el que estuvieran situados.

Se han calculado diferencias de hasta 15ºC entre la parte más alta de un andén y la más baja del mismo, y una altura de 150 metros en el “pozo” más profundo encontrado hasta el momento.

Con esta variación del clima en los distintos andenes, se cree que los pobladores conseguían alrededor de 250 variedades de vegetales diferentes en el mismo hoyo. Para lograr esto, los incas utilizaban complejos sistemas hidráulicos que funcionaban de manera separada en cada una de las terrazas.

El mercado de Chinchero

Por último, no nos podemos olvidar del pueblo de Chinchero y su mercado. Este precioso lugar, localizado a medio camino entre Cuzco y Maras, nos ofrece unas vistas espectaculares de las cordilleras de Vilcabamba y Urubamba.

Cabe destacar de este pueblo situado a más de 3.7000 metros de altura, su tradicional y colorido mercadillo. A lo largo de todos los puestos, podemos encontrar desde variedades agrícolas de la zona, hasta artesanías con los tejidos, y descubrir el proceso para conseguir estas tonalidades tan especiales en su ropa tradicional.

mujer peruana tejiendo

Sin duda, un mercado alejado de lo turístico. Y es que este mercadillo siempre ha estado dedicado en mayor parte, al comercio textil de la zona, y es uno de los más importantes de la región.

No nos podemos olvidar de sus construcciones, entre las que destacan los restos de ruinas incas, la Plaza de Armas y la Iglesia de Montserrat. Esta iglesia colonial fabricada de adobe, se construyó sobre antiguos restos de edificaciones incas y justo a su lado, los típicos andenes agrícolas situados en la ladera del valle, y que se siguen usando en la actualidad por los pobladores.

Y ahora, después de descubrir estos pueblos, ¿te animas a visitar esta preciosa zona del Valle Sagrado de los Incas?

Estamos seguros que esta visita a las Salineras de Maras, Moray y Chinchero va a ser una experiencia genial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.