El efecto del cambio climático sobre los glaciares de Islandia

Efecto del cambio climático sobre los glaciares en Islandia
Tiempo de lectura: 3 minutos

El Día Internacional de la Madre Tierra se celebra cada 22 de abril desde que se instauró en 1970. Ese día los ciudadanos de EEUU salieron a las calles para exigir la creación de una agencia medioambiental. Hoy no somos conscientes de lo mucho que afecta el cambio climático al planeta y si queremos seguir viajando tenemos que tomar medidas. Hoy toca hablar del efecto del cambio climático sobre los glaciares en Islandia, ¡a ver si te convencemos!

Los glaciares en Islandia

Los glaciares cubren el 10 % de Islandia, lo que se traduce en más o menos 11.000 kilómetros cuadrados. En el pasado toda la isla estaba cubierta por hielos y hoy entre sus glaciares destaca Vatnajökull, la masa de hielo continental más grande de Europa tan increíble como las auroras boreales. No hace falta comentar el valor turístico de estos, pero no es el único.

Glaciar Jökulsárlón en Islandia

Los glaciares islandeses son objetivo de numerosos proyectos científicos y son el almacén de grandes volúmenes de agua dulce que podrían ser empleados para el consumo humano en caso de necesidad. De ellos deriva la generación de electricidad y tienen un papel fundamental en los riesgos geológicos derivados como la formación de riadas y oleadas glaciares.

Reducción de los glaciares en Islandia

Si te preguntas cuál es el efecto del cambio climático sobre los glaciares de Islandia, la respuesta es sencilla. La consecuencia principal es la pérdida de masa de hielo que podría derivar en la reducción de presión sobre las cámaras magmáticas situadas bajo los volcanes subglaciares.

¿Qué supondría esto? Un aumento de la actividad volcánica en la zona y, por tanto, la fusión de más hielo glaciar. Si esto llegase a pasar, se podría producir el ascenso del nivel del mar a escala global. Así de claro.

Historia del glaciar Okjökull

En 1901 el glaciar Okjökull ocupaba una superficie aproximada de 38 kilómetros cuadrados. En 1978, las imágenes aéreas mostraron que el glaciar medía tan solo 3 kilómetros cuadrados. En 2014 fue el primer glaciar declarado muerto y en 2019 se celebró un funeral en su honor, lo que se convirtió en una de las curiosidades de Islandia más tristes del momento. Posiblemente sea este el mejor ejemplo de los devastadores efectos del cambio climático sobre los glaciares del país.

Placa en recuerdo del glaciar Okjökull

La primera ministra, Katrin Jakobsdottir, el ministro de Medio Ambiente, Gudmundur Ingi Gudbrandsson y la expresidenta de Irlanda Mary Robinson asistieron a la despedida oficial de lo que fue un glaciar y se convirtió en un pequeño pedazo de hielo en la cima de un volcán. Varios investigadores instalaron en su lugar una placa en recuerdo del glaciar que alerta sobre los efectos devastadores del cambio global.

El futuro de los glaciares en Islandia

El futuro es incierto, pero lamentablemente los glaciares parecen tener un destino marcado. 600 kilómetros cuadrados desaparecieron desde el año 2000 y con esta tendencia se prevé que los cerca de 400 glaciares que tiene el país nórdico desaparezcan en dos siglos si no se hace nada para frenar el calentamiento global.

Hoy es un día para reflexionar sobre lo que tuvimos, lo que tenemos y lo que tendremos si no hacemos nada para remediarlo. El futuro no está escrito, lo escribimos con cada decisión que hacemos y cada paso que damos. Es hora de parar un momento y pensar en la vida que queremos. ¿Inundaciones? ¿Sequías? ¿Incendios? ¿Deshielos? Es hora de cambiar el rumbo y adueñarnos del timón, ¿no crees?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *