Cenotes en Yucatán: de pozos sagrados a pozos del diablo

Crater de un cenote en México

This post is also available in: English

Seguro que en tu viaje a México no falta una visita a Chichén Itzá, ¿nos equivocamos? Pues hoy venimos a desvelarte unas formaciones naturales en las que disfrutar de unos días de paz y tranquilidad en medio de la naturaleza, ¡justo en medio! Te desvelamos qué son los cenotes de Yucatán para que no te los pierdas porque sino te arrepentirás. ¡Vamos a ello!

Qué es un cenote

En la antigua cultura Maya existían las palabras dzonot o ts’onot para definir conceptos como ‘pozo sagrado’ y ‘abismo’. De estos dos términos del idioma maya yucateco proviene la palabra cenote.

Pero, ¿qué es un cenote? Los cenotes son lagunas naturales formadas por el desgaste de la piedra caliza durante millones de años. El resultado son cuevas subterráneas y cavernas que se han ido llenando de agua por la filtración de las precipitaciones.

Interior de un cenote rocoso en Yucatán

Aunque existen cenotes en otros rincones del mundo, la mayor parte de ellos se concentran en la turística península de Yucatán (México) donde se calculan más 7.000 cenotes. ¡Hay más cosas que hacer que visitar la Riviera Maya!

Origen de los cenotes de Yucatán

El impacto del meteorito que extinguió a los dinosaurios es el origen de los más de 7.000 cenotes de la península de Yucatán. Venerados por los Mayas bajo el término de dzonot –pozo sagrado-, los cenotes tienen su epicentro en el cráter donde impactó el meteorito: Chicxulub o pozo del diablo.

Esta concentración de los cenotes en Yucatán tiene su explicación en un hito clave en la historia del mundo tal y como lo conocemos en la actualidad. Hace 65 millones de años, un meteorito de 10 kilómetros de diámetro, prácticamente el tamaño del monte Everest, impactó en el norte de la actual península de Yucatán. Su caída provocó la extinción de los dinosaurios y el final de la era del Cretácico.

Imagen de la tierra y del impacto del meteorito que extinguió a los dinosaurios desde el Espacio

Ahora estarás pensando, si nunca hubiese existido el meteorito que generó los cenotes de Yucatán, un viaje a Sian Ka’an hubiese significado una excursión entre dinosaurios. Pues bien, puede ser, pero olvídate de conocer un diplodocus y céntrate en conocer los animales de Sian Ka’an y disfrutar de los cenotes en tu visita a Tulum, por ejemplo.

Cráter ‘Chicxulub’ o Pozo del Diablo

La primera referencia que hubo de este acontecimiento catastrófico se descubrió a mediados del siglo pasado, dentro de los trabajos exploratorios de la compañía Petróleos Mexicanos en Yucatán. Fue entonces cuando se detectó que bajo del mar había una anomalía geofísica: una estructura semicircular de unos 200 kilómetros de diámetro.

Como resultado del impacto se formaron una red de sumideros que fueron la antesala de los actuales cenotes en Yucatán.  El cráter que se formó con el impacto se conoce como Chicxulub, como la población yucateca en la que está enclavado  –del maya Chac-xulub-chen-, y cuyo significado vendría a refrendar su origen maligno: ‘el pozo del diablo’.

De cenotes sagrados a pozos del diablo

Anteriormente al descubrimiento del cráter y de que recibiera el nombre de pozo del diablo, los cenotes en Yucatán eran venerados por el pueblo Maya. Tal y como te advertíamos al inicio, la palabra cenote proviene del vocablo maya dzonot que significa ‘pozo sagrado’.

Cenote en Yucatán México

Los cenotes representaban la principal fuente de agua dulce en una región que no cuenta con lagos y que sufre largas temporadas de sequía. Así, a modo de supervivencia, casi todas las aldeas maya se asentaron cerca de un cenote, de modo que tenían asegurado el suministro de agua potable.

Los cenotes eran lugares venerados por los Mayas y en los que se celebraban ceremonias religiosas que incluían sacrificios humanos

Estas formaciones también eran importantes por razones místicas y religiosas. Los mayas creían que los cenotes podían ser portales hacia el inframundo y, por tanto, una manera de comunicarse con los dioses. Los arqueólogos han encontrado restos de ceremonias religiosas que tuvieron lugar en los cenotes en Yucatán, incluyendo sacrificios humanos.

Ahora son destinos turísticos donde los viajeros disfrutan de un baño en sus aguas cristalinas. Los más famosos son como grandes piscinas de aguas abiertas que miden decenas de metros de diámetro, como el cenote Ik Kil. ¡Ver el amanecer en Chichén Itzá no es lo único que te sorprenderá! ¿Cuándo lo compruebas?

Lily

Lily es feliz con una mochila en su espalda. Cada año recorre un país de América Latina y ha repetido varias veces, sobre todo Perú donde dice sentirse como en casa (aunque dice lo mismo de Argentina, Chile y Bolivia).

Le encanta el ceviche, el senderismo y los picnics de los domingos con sus amigos, aunque siempre que le preguntes, estará planeando su próximo destino.

2 comentarios

  1. Una puntualización. La era geológica que se extinguió hace 65 m.a. es el Mesozoico, el cual está formado por 3 periodos; Triásico, Jurásico y Cretácico, siendo este último el que cierra la era. Salud

    1. Hola Abe,

      Muchas Gracias por la información. Lo tendremos en cuenta 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable VACIAR CACHÉ SL +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.